En la piel de Linda

Cómo meterse en el pellejo de un perro cuando nos cuesta ponernos en el lugar de un semejante. Meterse en la piel de Linda de todos modos no es fácil, ni agradable.

¿Que quién es Linda? Ay, tenéis razón, ni siquiera he hecho las presentaciones. Linda es una galga de pura raza española, de capa atigrada, preciosa y pequeñita, que apareció el sábado en Mérida. La encontró Ana, de SOS Abandonados Mérida, a quien llamaron para advertirle de que había una galga herida en la ciudad. Después Ana me llamó a mí para pedirme ayuda. Lo que se había encontrado era una perra llena de heridas y muy frágil que no podría sobrevivir mucho tiempo en la perrera municipal. Minutos después de la llamada, Ana me envió unas fotografías de la perra. Me parecieron unas heridas feas, sí, pero nada que me asustase después de haber tenido a Ulises en casa. (Ulises ahora es Sky y fue adoptado gracias a SOS Galgos. Estuvo en mi casa dos meses después de aparecer con un siete de grandes dimensiones en el costado).

Costado de Linda

Pata izquierda trasera

Pata derecha trasera

Cuando Linda llegó a casa apenas podía caminar. Al quitarle la capa y comenzar la cura, lo confieso, me vine abajo. Las heridas tenían bastante peor pinta que en las primeras fotografías. Eso sí, la perra no se quejó en ningún momento. No ladró, no gimió, no intentó morderme cuando le frotaba agua oxigenada con las vendas sobre las heridas abiertas. Yodo, blastoestimulina y furacin. Ni una queja. Linda no quiso beber ni comer nada. En cuanto tuvo oportunidad y moviéndose tan rápido como sus dañadas patas se lo permitieron, se metió en la caseta que tengo en la terraza. Al fondo, donde nadie pudiese tocarla.

Primer día de Linda en casa

Heridas en las patas traseras

Herida en pata delantera

Quemaduras en las costillas

Quemadura abriéndose en el cuello

Heridas entre los dedos

Linda durmió bien, no hizo un solo ruido, como si no hubiese un nuevo animal en casa. ¡Y con sus heridas! Por la mañana, al despertarme e ir a verla, descubrí que había comido y bebido mientras los demás dormíamos. Buenísima señal. Aunque Linda seguía negándose a salir de la caseta mientras yo estaba cerca.

Por la tarde, después del trabajo y a esas horas en la que las clínicas veterinarias ya están cerradas, llevé a Linda a la clínica veterinaria Marquesa de Pinares de Mérida. Rubén, el veterinario, y Cati, su mujer, siempre disponibles, se comprometieron a esperar a que llegase y no cerrar, aunque seguro que estaban ya deseando llegar a casa. Rubén cogió a Linda del suelo y comenzó a explorarla sin poder creer del todo lo que estaba viendo.

Linda esperando a que Rubén le hiciese una revisión

En la clínica Marquesa de Pinares

Rubén en una primera revisión

Termómetro: 40,5 la fiebre es muy alta

Cati, mujer de Rubén, tocando las quemaduras de Linda

Linda, lindísima con su collar isabelino

El primer diganóstico estaba clarísimo: fiebre por quemaduras y heridas abiertas infectadas. La temperatura era muy alta, 40,5 de fiebre, así es que lo primero fue inyectarle antibiótioco y después algo de antiinflamatorio para el dolor. Luego las curas y vuelva usted mañana. Mañana es hoy. Hace solamente un par de horas que he regresado de la clínica y después de ver una radiografía de las patas estoy más tranquila, porque hoy Linda no puede apenas caminar. Tiene muy infladada la pata trasera a la altura de la articulación, pero no hay fractura. Por más que tocamos, raspamos, limpiamos, Linda no se queja, apenas se encoge de vez en cuando, si el dolor es fuerte.

No escribo sobre Linda para pedir ayuda económica (aunque hay quien ya ha hecho de forma voluntaria una transferencia para ayudar con los gastos veterinarios, @magarrosa gracias) como en el caso de Verne, ni ayuda para conseguirle una casa. He encontrado en tiempo récord y gracias a amigos y familiares una casa para Linda. Se irá a Santander, y Susana, su nueva dueña, me ha insistido en que ella corre con todos los gastos veterinarios. Si escribo aquí es para que sepáis que las heridas de Linda no son por un atropello, no son debidas a que un galguero la haya atado del cuello para enseñarla a correr mientras él está subido a una moto o un coche. No. Las heridas y las quemaduras de Linda las ha provocado el fuego. Al principio Rubén creyó que podría tratarse de una tela ardiendo. Pero a medida que vamos encontrando nuevas heridas, pequeñas, por su cuerpo, estamos más convencidos de que Linda fue rociada con un líquido inflamable. Rubén sabe que algunos galgueros echan encima de los perros gasolina para matar las pulgas. ¿Podría haber sido éste el caso de Linda? ¿Podría haberse acercado a algo incandescente y salir ardiendo? ¿Podría haber sido un accidente? ¿Podría haber sido intencionado? Son muchas las preguntas y desgraciadamente la única que puede responder no es humana.

Para vuestra tranquilidad (sois muchos los que me preguntais a través de Twitter), Linda está bien a pesar de la debilidad de sus patas. Sus heridas están respondiendo al antibiótico y ya no se ve infección. Ahora bien, la piel del costado y el cuello, lugares donde hay quemaduras muy profundas, está empezando a agrietarse y a dejar al aire nuevas heridas que van a ser muy dolorosas para ella. Linda va a recuperarse, aunque eso sí, va a pasar por un calvario antes de estar totalmente bien.

Anuncios

2 pensamientos en “En la piel de Linda

  1. Una vez más sorprendida de la mezquindad humana. Gracias una vez más por lo que haces y, por favor, dinos si no es para Linda (¡qué alegría que la esté esperando ya un hogar!) para el siguiente (que, por desgracia lo habrá) dónde podemos colaborar. Fuerza, linda Linda y gracias a quienes teneis sensibilidad y conciencia con los perros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s